3 pasos para gestionar a compañeros difíciles


Has empezado tu primer proyecto y estás feliz. Te gusta el contenido, el horario es soportable, la relación con tus responsables es correcta y todo parece perfecto, excepto ese compañero o compañera con el que no terminas de cuajar.


Como consultor te lo tomas como un reto o problema para abordar, pero ¿cómo gestionar compañeros difíciles? ¿Cómo resolver problemas con los compañeros de trabajo?


En consultoría se habla mucho de las personas y parece casi un cliché, pero es cierto, lo que mata un proyecto, y lo que hace triunfar un proyecto son los equipos, y por tanto las personas. Por eso, es frecuente que los problemas más complejos de gestionar vengan derivados de una dificultad humana.


Así que para poder resolver ese problema humano en el trabajo vamos primero a enmarcar el problema:

  • ¿Tienes tú un problema concreto con esa persona?

  • ¿O es esa persona quién tiene un problema en general?


Este problema de "compañeros difíciles" se aborda de manera muy distinta según en qué escenario estemos. Sed sinceros con vosotros mismos y definid en qué escenario estáis... aunque lo más normal es que sea una combinación entre ambas causticas, una suele pesar más que la otra.


Si os parece, vamos a tomar como ejemplo a ese compañero/a que se escaquea, que llega tarde y se va pronto, que siempre tiene algo... ese compañero/a que hace que tengas tú que cargar con su trabajo para que el proyecto no se hunda.


¿Cómo gestionamos esta situación para no acabar ahogados?

Tres reglas de oro para afrontar el conflicto:




01. Comprender

En toda situación humana el primer paso es comprender a tu contraparte. Como dijo Stephen R. Covey, autor del libro "Los 7 hábitos de la gente altamente eficiente"; “Seek first to understand, then to be understood.


No sabes lo que está pasando esa persona, tal vez no se escaquea por gusto sino porque tiene un problema de salud, tal vez esa "excusa perfecta" no te la pueda contar por vergüenza, nunca sabes.


Así que antes de acusar y "lanzarte a la piscina" desde el Diario del Consultor os recomendamos tratar de entender sus motivos, podéis mantener una charla sincera donde le preguntes, por ejemplo:

  • Siento que no estamos trabajando en equipo, ¿te pasa algo?

  • Parece que la carga de trabajo no está repartida de manera equitativa, ¿qué opinas?

  • ¿Te parece una idea ridícula si tratamos de cooperar mejor?


Cualquiera de nosotros puede ser una "persona difícil" y nuestro objetivo en este paso es identificar el por qué. Lo mejor es enfocarlo hacia el comportamiento de la persona, no su personalidad que es más agresivo. Al final buscas saber si la persona es "under performing" por gusto o por motivos personales. En muchos casos, no siempre, las personas quieren hacer bien su trabajo, y queremos ser capaces de identificar si efectivamente tenemos un problema con la persona o con sus circunstancias personales.

02. Ser comprendido

Una vez has descartado que la persona no tiene problemas o dificultades personales para estar comprometido con el proyecto puedes buscar la comprensión por su parte. Tratar de abordar su lado humano y de cooperación.


Es frecuente que la otra persona no sea consciente que el hecho de irse a jugar al fútbol a las 20hrs, a estudiar el CFA o clases de pintura, suponga un problema para ti y para el proyecto. Normalmente una charla entre compañeros debería solucionar el problema.


Puede ser incluso, que la otra persona se sienta amenazada por ti, sea por tu personalidad, porque tu físico, por ser más capaz o inteligente...


Para poder profundizar en la comprensión y que os sintáis comprendidos poned ejemplos muy claros de cómo su comportamiento poco colaborativo os impacta a vosotros. Contad que el hecho de que se marche 1-2 horas antes sin acabar su trabajo, hace que después de acabar el vuestro, vosotras os tengáis que echar a la espalda sus 2 horas extras. Conclusión, en vez de salir a las 21hrs del proyecto, os toca acabar a las 23hrs para rematar el trabajo de ambos.


Esta conversación no es fácil, requiere de mucho coraje y valentía, pero merece la pena, y os quitaréis una losa de encima enorme.


03. Sed serios

Si veis que el rol de "poli bueno" y la comprensión no funcionan, que la otra persona se cierra en banda con comentarios de; "es que no me da la cabeza a partir de las 20hrs", "es que tengo que ir a entrenar por el equipo", "es que considero que el trabajo no requiere más esfuerzo", "es que la vida no sólo es trabajar"... y mil fórmulas distintas para implicar que él se va y tú te quedas con la responsabilidad de acabar el trabajo "del equipo", tendréis que usar vuestra última bala.


Fijaros cómo de mal suena el "es que"... de pequeño me metieron en la cabeza evitar los "es que -ismos", porque son siempre una excusa y no son aceptables.


Si veis que la tónica de escaquismo continúa tras los pasos 1 y 2, poneros serios. No hace falta entrar en el rol de acusaciones y malas caras pero sed asertivos. Dejad claro que su falta de compromiso a vosotros os está hundiendo y que es muy poco solidario por su parte. Sed siempre profesionales, mantened las emociones bajo control y no perdáis la calma. Simplemente buscáis transmitir el mensaje, no convencer. Sólo buscamos evitar quedarnos con el gusanillo del remordimiento de no haber dicho las cosas.


El problema de este último paso para gestionar a ese compañero difícil, es que puede acabar generando "mal ambiente" con esa persona. Esto es porque habréis llegado a una situación de jaque dónde no veis forma de avanzar. Por tanto tened en cuenta que este último paso es como opción final y cuando hayáis desistido tratar de solucionar el problema.


En el peor de los escenarios esta persona no cambiará y es un problema para vosotros, el proyecto y la empresa, hasta que esta situación cambie podéis aplicar alguna técnica de psicología para mirar el lado positivo.


Si todo esto no funciona tendréis que acudir a vuestro mentor. Que os aconseje cómo gestionar la situación, y llegado el peor escenario hablad con vuestro gerente, o incluso pedid el cambio de proyecto, o compañero.


Si os interesa profundizar más todavía, os dejamos un curso de Udemy dónde se cubre en 1hr estos temas con ejemplos prácticos. Es probable que vuestra consultora tenga algún acuerdo con Udemy y cubran los gastos del curso.





Diario del Consultor

¿Te ha gustado el artículo?

Subscríbete a la newsletter semanal y recibe en exclusiva nuevos consejos y lecciones aprendidas para ayudarte a ser un gran consultor.

Te aseguramos que tu email no será compartido con terceros ni tampoco te enviaremos spam.

Una web de Álvaro San Juan

DiariodelConsultor © 2023

Política de Privacidad