¡No te pierdas en el detalle! La importancia de la visión alto nivel



¿Cuántas veces os ha pasado que no entendéis la tarea que estáis realizando en los proyectos? ¿O que no veis el sentido del trabajo que realizáis?


Si os ha sucedido esto es porque no os han explicado qué impacto tiene vuestro trabajo en el proyecto en general o en vuestro departamento.


Vamos a revisarlo con una historia:


Un día se paseó el gerente de la obra por la Catedral que estaban construyendo y se encontró con 3 analistas picadores de piedra.

Curioso por su trabajo se acercó al primero y le pregunto - ¿qué está haciendo picador?

Este le contestó – picar la mejor piedra cuadrada

El gerente siguió su camino hasta el siguiente picador y le hizo la misma pregunta - ¿qué está haciendo picador?

Este contestó de manera similar a su compañero – picar piedra para una columna

El gerente más contento por esta respuesta se acercó al último picador de piedra y repitió la pregunta - ¿qué está haciendo picador?

Este último contestó de manera muy distinta – construir catedrales para nuestra gloria


Esta historia adaptada quiere reflejar la importancia de no perder la visión a alto nivel o a largo plazo en los proyectos de consultoría. No sólo nos ayuda a mantener la motivación sino a entender que nuestro trabajo es una parte fundamental para el proyecto.


De hecho en muchas ocasiones nos centramos tanto en el detalle que perdemos la percepción de aspectos relevantes del proyecto. Por eso, por muy enfrascados que estemos en un proyecto debemos ser capaces de levantar la cabeza, echarnos atrás y ver la foto alto nivel, la “big picture”.


Para poner aprueba esta idea te planteo un ejercicio mediante el próximo vídeo. Mira el vídeo con mucho cuidado y cuenta de manera exacta el número de pases que hace el equipo vestido de blanco. No es fácil así que ten cuidado.




Como se comenta en el vídeo el número correcto de pases es 15, pero aparece un gorila en mitad del vídeo. La mitad de las personas no son capaces de ver el gorila la primera vez (me incluyo entre ellos).


Este ejercicio mide la capacidad de concentración e ilustra el ejemplo comentado; el problema de centrarnos demasiado en el detalle. Si cometemos el error de “envenenarnos” en el detalle nos perderemos una parte crucial del trabajo.


Por lo tanto, para evitar perderte la “big picture” cuándo notes que sólo estás “picando piedra”, levanta la cabeza y échate atrás. Piensa cómo contribuye tu trabajo al objetivo final. Esta habilidad es un requisito fundamental para la promoción a roles de gestión en consultoría.




Diario del Consultor



¿Te ha gustado el artículo?

Subscríbete a la newsletter semanal y recibe en exclusiva nuevos consejos y lecciones aprendidas para ayudarte a ser un gran consultor.

Te aseguramos que tu email no será compartido con terceros ni tampoco te enviaremos spam.

Una web de Álvaro San Juan

DiariodelConsultor © 2023

Política de Privacidad