Las 7 claves del teletrabajo eficiente - que no te pare el Coronavirus


El teletrabajo ha sido un tema tabú en consultoría durante mucho tiempo. Ciertos gerentes o clientes no se fían de la productividad de sus equipos de consultores cuando el contacto no es directo. El teletrabajo por eso, no es un hábito tan extendido en los proyectos de consultoría. Este es el motivo por el que eficientar el teletrabajo y tratar de ser más productivos no ha sido un tema que tratar hasta la llegada del Coronavirus (Covid-19).



Estamos ante una oportunidad nunca vista (al menos que yo recuerde) de probar el teletrabajo a gran escala. Las medidas de los distintos gobiernos obligan a muchas empresas a realizar "home office”. Esto podemos tomarlo como prueba a gran escala y todo un reto que debemos superar si, en un futuro, queremos que esta modalidad se extienda y las empresas nos dejen flexibilizar nuestro trabajo.

Para aquellos defensores del teletrabajo es una oportunidad de oro para confirmar que trabajar desde casa es más eficiente y productivo y que, además, genera muchos beneficios para todos, consultores, clientes y gerentes.


Por este motivo, tras investigar diferentes filosofías de teletrabajo os dejamos nuestras recomendaciones para conseguir que la oportunidad de teletrabajo se pueda traducir en una práctica más habitual una vez encontremos una cura para el virus:



01. Márcate un horario


Para lograr trabajar desde casa de manera más eficiente, lo primero es hacerte un horario.

¿A qué hora quieres empezar a trabajar? ¿A qué hora quieres acabar? ¿Cuándo parar para comer? ¿Cuánto tiempo?


La flexibilidad de horario y no tener una jornada "marcada" nos da la oportunidad de adaptar mejor el día a nuestras necesidades y a las del trabajo que tengamos que realizar. Sobre todo, gracias a evitarnos los desplazamientos, ganamos un maravilloso tiempo con el que antes no contábamos.


Por tanto, según el proyecto, los entregables, y las tareas que tengáis en vuelo, marcaros (aunque sea de manera tentativa) un horario de empezar y terminar. Trabajo siempre habrá, pero es más fácil saber cuándo parar estando en la oficina.


Los riesgos de no hacerlo, al final, implican una pérdida de productividad y un alargamiento innecesario de la jornada laboral.



02. Organízate bien con tu equipo


El teletrabajo en verdad es un voto de confianza enorme que nos conceden los gerentes y clientes. Para estar a la altura debemos, como equipo, organizar las tareas y entregables que se aspiran a conseguir esta semana.


Así que, como si estuviésemos todos juntos en la oficina, trabajaremos en continuo contacto con el equipo, utilizando Skype, email, o cualquier herramienta que te facilite tu empresa.


Es muy probable que los primeros días se ejecuten prácticas de "micro management" y estén los clientes o gerentes más encima para medir el progreso, es algo completamente normal y humano ya que la situación también es nueva para ellos, así que entre todos tendremos que ser pacientes y buscar el punto de equilibrio.



03. Planifica tus reuniones


Ahora no hay excusa para no ser puntuales. Al no tener desplazamientos debemos empezar a la hora establecida la call que se haga por Skype o Zoom. De esta manera asentamos un buen hábito como es la puntualidad.


Por otro lado tenemos que tener muy claro el objetivo de la reunión, la agenda y sus asistentes. El gran problema de hacerlo en remoto es la concentración. Aquí debemos ser todos responsables y estar atentos en la call.


Esto quiere decir que nada de estar mirando noticias del avance del coronavirus, caídas en bolsa, o contestar cuatro emails en paralelo. Los psicólogos se han encargado de probar que el "multi tasking" no existe. Lo que parece que hacen nuestras redes neuronales es saltar de un foco de atención a otro muy rápido, pero nunca estando dos puntos activados a la vez.


Así que durante la call, céntrate en hacerla rápida, al grano y ser eficientes.



04. Ordena tu lugar de trabajo


A parte de tener una mesa y silla cómodas con luz natural (siempre y cuando sea posible) asegúrate de que tu casa está en una disposición que facilite encender el "modo trabajo":

  • Evitad ruidos de la casa (aspiradores, los vecinos, a las mascotas, etc.), para ello el uso de auriculares puede estar bien, pero puede no ser suficiente, por lo que es importante que hables con los miembros de tu casa para establecer un orden y método.

  • Evitad ruidos de personas (familiares dando gritos en mitad de una call, la televisión de fondo de tus hermanas/compañeros de piso que tampoco tienen colegio/ trabajo/ universidad, tu hermano en otra call del trabajo, etc.). Esto quizás sea lo más complicado, no estás solo y si vives con más gente puede que todos tengáis sólo un pequeño espacio para trabajar.

  • Buscad un cuarto o sala tranquila. El salón o cocina no son recomendables ya que suelen ser lugares comunes, de paso y más proclives a distracciones, pero si es el espacio del que dispones, nada como hablarlo y organizarte con la gente con la que vivas. Cuando tengas localizado el sitio en el que vas o vais (si tienes compañía en casa) a trabajar, establece los sitios de cada uno, con las sillas de cada uno, como si fuesen puestos de trabajo, para que acabe siendo “tu sitio”. Esto, además, te ayudará a saber de qué espacio dispones y no acabar con todo desordenado por la mesa.



05. Prueba las tecnologías


La falta de costumbre de las empresas en teletrabajar hace que no estén los medios 100% dotados para ello. El primer problema que tendrás será de conexión por red segura (VPN) al email y otras aplicaciones... abre un ticket a Technology Support y tened paciencia, habrá otros miles de consultores con el mismo problema.


Mientras os lo solucionan comprobad la conexión a la red wifi de casa. Al estar toda la familia haciendo teletrabajo es posible que tengáis el router saturado. Habrá que desconectar teléfonos, tablets y otras fuentes que consuman internet, y en ese momento no sea necesario utilizar, especialmente cuándo tengáis una call por Skype o Zoom y notéis que la calidad del sonido es mala.



06. Socializa la jornada laboral (Pero no en redes sociales)


No hay nada peor que sentirte solo, y menos cuando estás trabajando. El hecho de trabajar en remoto no es sinónimo de aislamiento social, sólo físico, así que te recomendamos que socialices, en la medida de lo posible, en el teletrabajo.


Por ejemplo, escribe cuando empieces a trabajar a tus compañeros, clientes, responsables, pregunta a tus compañeros cómo van, y lo mismo al finalizar la jornada. No se trata de controlarte, partimos de la base que el teletrabajo (voluntario o forzado) es un voto de confianza, sino de sentirte conectado y que formas parte de un equipo (punto 2).


Pero ¡cuidado!, esto tampoco te da vía libre para utilizar el móvil y estar pendiente de las redes sociales en el tiempo del trabajo, recuerda que aunque no estés físicamente en el espacio laboral, estás trabajando y se aplican las mismas normas que en la oficina.


Si lo necesitas, y es muy recomendable, date un paseo cada rato para airearte y coger fuerzas. Si has estado todo el día en casa trabajando, has comido en casa y cenado en casa, el dolor de cabeza puede ser interesante.



07. Trabaja vestido


Puede parecer una tontería, pero trabajar con ropa que utilizarías para ir al trabajo hace que te "metas en el papel" y entres en modo trabajo.


Otra vez, lo que hacemos es “engañar” a nuestro cerebro y vestirnos acorde a la importancia del contexto, por ello debemos vestirnos para trabajar y huir del pijama o los pantalones de deporte.

Igual que no vamos de fiesta con el chándal, ni al gimnasio vestidos con el pijama, es importante vestirse acorde a la situación en la que estamos, entre otras cosas, porque te ayudará a entrar en la dinámica de trabajo. Tampoco es necesario ponerse corbata o tacones, pero quizás sí vestirte de forma parecida al viernes, de forma casual.


Nosotros, personalmente, recomendamos despertarte, ducharte y vestirte como si fueses a ir a trabajar un viernes, pero en vez de salir a coger el transporte público o el coche, te sientes en tu nueva mesa de trabajo.



Estas medidas aspiran a hacer tu día a día más llevadero hasta que nos libren del virus.

Es una oportunidad única que debemos aprovechar entre todos para lograr flexibilidad laboral.


¡Demostremos que somos más productivos y eficientes teletrabajando!


Si se te ocurren más puntos importantes que puedan ayudar a nuestra pequeña comunidad a llevar mejor este encierro forzoso, no dudes en escribirnos.



¡Suerte con el teletrabajo!




Diario del Consultor

¿Te ha gustado el artículo?

Subscríbete a la newsletter semanal y recibe en exclusiva nuevos consejos y lecciones aprendidas para ayudarte a ser mejor consultor.

Te aseguramos que tu email no será compartido con terceros ni tampoco te enviaremos spam.

Una web de Álvaro San Juan

DiariodelConsultor © 2023

Política de Privacidad