Todos queremos un equipo de cracks - aprende a dar buen feedback para conseguirlo

Actualizado: jun 24



Con la llegada del verano llega uno de los periodos en los que nuestros gerentes o mentores nos convocan para ese temido momento en el que se valora todo el esfuerzo del año y se establecen nuestros objetivos futuros, las famosas “reuniones de evaluación”, “evaluaciones de desempeño”, o “entrevista de desarrollo”.


¿Cómo dar un buen feedback en consultoría? ¿Cómo sacarle el máximo partido a la reuniones de evaluación? ¿Qué errores no debo cometer al dar feedback?


Estas reuniones de evaluación en consultoría son un momento muy interesante para el crecimiento de todos los integrantes de un equipo. Es una situación en la que un equipo toma conciencia de uno mismo, de lo que ha realizado y se evalúa el esfuerzo, convirtiéndose en el punto de partida para volver a arrancar de nuevo.


Estamos acostumbrados a que en estas reuniones de evaluación en consultoría solo se evalúe la capacidad de haber conseguido un objetivo o incluso cómo lo hemos logrado, sin embargo, cada vez son más las empresas que incluyen algo tan fundamental como es el feedback 360º. Para Almudena Ros, HR Manager en Detector, “el feedback es un regalo”. Y no podría estar más de acuerdo, el feedback bien dado es un regalo que te hace tu responsable para ayudarte a ser mejor consultor/a y para ayudarte a conseguir tu máximo desempeño profesional.


Sin embargo, a la hora de dar feedback o recibirlo nos encontramos con muchas dificultades, y es que dar y recibir feedback sincero, que aporte y que ayude a crecer profesionalmente es muy complejo. No nos podemos olvidar que el feedback es una de las mejores herramientas para ayudarnos a cambiar nuestro comportamiento, entender el de los demás y conectar con el resto.


Así que, si eres gestor de equipos, tienes personas a tu cargo, o estás a punto de dar ese salto a una posición de gestor de personas, tendrás que aprender a dar buen feedback.


Vamos a revisar 3 grandes motivos que hacen que dar feedback sea tan difícil y cómo dar un mejor feedback.



1. La sinceridad


¿Por qué es tan complicado ser sinceros?


Dar feedback sincero es complejo, sobre todo cuándo damos feedback “de mejora” puesto que requiere de una gran valentía. Decir la verdad (sin herir claro), es muy difícil puesto que no queremos ofender a la otra persona, herir sus sentimientos o causar una imagen negativa nuestra. Incluso, como lo más normal es que esta persona siga estando en nuestro equipo, no queremos dar un feedback que no guste y que pueda llegar a desmotivar.


El feedback que demos debe ser sincero, no ayuda a la otra persona contarle medias verdades o dulcificar el mensaje para evitar ofenderla. Por eso, si queremos hacer crecer más a nuestros equipos, y hacerles un buen regalo de feedback, este debe ser sincero. Aunque sea difícil debemos ser valientes y debemos ser sinceros.



2. La objetividad


¿Por qué es tan complicado ser objetivos?


Dar feedback objetivo es complejo puesto que nos obliga a evitar nuestra opinión como responsables. Nos obliga a buscar hechos concretos sobre el mensaje que queremos transmitir. Al final, si damos feedback y este no es objetivo, será una opinión y será más fácilmente rebatible.


Por ejemplo un feedback como “tengo la sensación de que no estás comprometido” ayuda muy poco a la persona. No contiene ejemplos claros y es una opinión. Fácilmente podría ser contestado con un “en mi caso personal pienso que estoy comprometido, participo en las reuniones y hago mi trabajo a la perfección”.


Así que al dar feedback tenemos que centrarnos en hechos particulares, acciones concretas y resultados específicos que apoyen el mensaje que queremos transmitir. Por lo tanto, los ejemplos que utilicéis para dar feedback deben claros, específicos y medibles.


Es muy importante que a la hora de dar feedback te lo prepares previamente. La improvisación nos lleva, a menudo, a ser más subjetivos, más impulsivos y podemos caer en la trampa de transmitir algo que realmente no es cierto o peor aún, transmitirlo de una forma inadecuada haciendo que la persona que lo reciba como un ataque y perjudique su estado de ánimo o su motivación.



3. La constructividad


¿Por qué es tan difícil ser constructivo?


Dar feedback constructivo es complejo ya que debe aportar soluciones que sirvan a la persona que recibe el feedback. Si caemos en la tentación de dar feedback generalista o poco realista, aportará menos a la persona.


Por ejemplo:

  • “Te falta madurez”

  • “En la última propuesta tus mensajes no fueron suficientemente claros”

  • “Debes cubrir esa “milla extra” y darle un último empujón a las cosas”

Estos ejemplos liberan a la persona que da feedback puesto que está siendo “sincera” pero al no ser ni objetivos ni constructivos ayudan poco a la persona a mejorar.


Por lo tanto, si queréis ayudar a vuestros equipos en la reunión de evaluación recordad, sed sinceros, sed objetivos y sed constructivos. Y si eres la persona que recibe el feedback, pedid ejemplos, pedid detalles y un plan para mejorar.


Si os interesa aprender a dar mejor feedback, con ayuda de Sebastián Lora, hemos elaborado un vídeo explicando además, 6 pautas para dar mejor feedback.





Diario del Consultor

¿Te ha gustado el artículo?

Subscríbete a la newsletter semanal y recibe en exclusiva nuevos consejos y lecciones aprendidas para ayudarte a ser un gran consultor.

Te aseguramos que tu email no será compartido con terceros ni tampoco te enviaremos spam.

Una web de Álvaro San Juan

DiariodelConsultor © 2023

Política de Privacidad