¿Cómo triunfar en el trabajo? 11 pautas que no se enseñan en la universidad


El entorno profesional se está volviendo cada vez más competitivo. Cada vez es más común ver a consultores con MBAs de prestigiosas universidades e incluso empiezan a verse personas con doctorados (PhD). Esto hace que cada vez sea más complicado destacar entre nuestros compañeros de trabajo, al menos a nivel académico.


Por si fuera poco, la situación actual derivada de la covid19 hará que el entorno profesional se vuelva todavía más competitivo. La contracción económica hará que sólo destaquen los mejores. ¿Cómo ser mejor en tu trabajo y poder destacar entre tus compañeros?


Todo jefe, responsable o gerente busca lo mismo; personas proactivas y autónomas. En palabras de un socio que tuve “un buen analista es aquel que me hace dormir tranquilo y resuelve problemas”. Al final, un resolutor de problemas es una persona en la que se puede confiar. Una persona que destaca del resto.


¿Cómo ser esa persona y triunfar en el trabajo?




1) No poniendo excusas


¡Las excusas suenan mejor a la persona que las inventa!” – Tyrese Gibson

  • Cuando entregamos una presentación y tiene fallos ponemos excusas por no haber tenido suficiente tiempo

  • Cuando llegamos tarde a una reunión le echamos la culpa al tráfico o al habernos confundido de sala

  • Cuando tenemos demasiado trabajo y no somos capaces de organizarnos mejor, culpamos a la falta de tiempo

Si bien es cierto que en ocasiones algún factor externo ha sido el responsable, casi siempre podríamos haber hecho algo para evitarlo o mitigar el impacto. Por tanto, en tus proyectos de consultoría y para poder destacar, evita poner excusas.


En palabras de un alto directivo de un banco español esto son “esqueísmos”. Si empiezas una frase con “es que…” estas dando una excusa y por tanto culpando a otro.



2) Cumpliendo con tu palabra


En consultoría, como en muchos sectores profesionales, la confianza y los compromisos hablados tienen mucho valor. Por este motivo debes ser fiel a tu palabra:

  • Si te comprometes con tu gerente a enviarle una propuesta a final de día, hazlo

  • Si has quedado en enviar las credenciales traducidas antes del viernes, hazlo

  • Si tu equipo confía en que reserves una sala para la reunión, hazlo

Puede parecerte evidente cumplir con tu palabra, pero “los olvidos” suelen ocasionar que las palabras se las lleve el viento y no se cumpla lo prometido.


Si por algún motivo de peso no eres capaz de cumplir con tu palabra, avisa con tiempo. Todo el mundo es comprensivo y las emergencias ocurren. Pero debes avisar.



3) Evitando revisiones


Para triunfar en el trabajo debes ser independiente. Ser capaz de actuar con la menor supervisión posible. Un paso fundamental para ello es que tu trabajo no necesite revisión.


Si cada vez que envías el acta de una reunión la recibes con demasiadas correcciones, no podrás ser independiente ni tener una mayor exposición ante el cliente. Y por tanto, no destacarás frente a tus compañeros. Por ello haz que tu trabajo esté siempre perfecto. Y si fallas, no pongas excusas, mejora la próxima vez.



4) Siendo proactivo


Para triunfar en el trabajo debes demostrar proactividad. ¿Cómo? Preguntando, ofreciéndote, ayudando en todo lo que puedas, no conformándote con ejecutar sólo tu proyecto. Si acabas tu trabajo, pide más. Antes de marcharte pregunta si alguien necesita ayuda.


Al final buscando crecer y saliendo de tu zona de confort es la mejor manera para triunfar en el trabajo.



5) Haciendo preguntas (aunque no siempre)


La mejor manera de aprender y evitar cometer los errores de otros es preguntando. Pero ¡ojo!, hay preguntas que no debes hacer a tus responsables, y sobre todo cuánto más senior sea tu responsable.


Hoy en día tenemos la enorme ventaja de contar con la mayor enciclopedia mundial gratis… Google. Prácticamente cualquier pregunta que necesites resolver estará disponible en la red. Ya sea en internet o en el portal de información de tu consultora.


Por tanto, antes de preguntar a tu gerente cómo hacer:

Investiga en internet, y sólo cuándo hayas hecho una batida preliminar acude a tus compañeros y responsables. En la gran mayoría de los casos serás capaz de resolver tus dudas de manera autónoma. Esto demuestra mucha proactividad y autonomía. Habilidades fundamentales para ser mejor en tu trabajo.



6) Siendo pragmático


En consultoría el tiempo es oro. Es una industria dónde hay que hacer malabares para lograr una conciliación personal-laboral pero es posible, y para ello tenemos que hacernos la vida fácil y ser pragmáticos.


Un primer paso para ser pragmáticos es con emails eficientes. Esto es, emails que recojan toda la información y eviten el “ping pongeo” de emails.


Ejemplo de un email poco pragmático

Buenos días:

Os queremos convocar a una call para revisar dudas para la presentación de cierre de la próxima semana. ¿Cuándo tenéis disponibilidad?

Os dejo mi contacto para mayor agilidad 123456789.


¿Por qué este email no es pragmático?

  1. Detalla con demasiada brevedad el asunto y objetivo de la reunión

  2. No da detalle de su disponibilidad

  3. El teléfono es difícil de leer debido a que los números no están espaciados


Ejemplo de un email pragmático

Buenos días:

Os queremos convocar a una call la semana que viene en los siguientes slots según vuestra conveniencia:

· Lunes de 9-10hrs

· Lunes de 15-16hrs

El motivo de la reunión es para revisar dudas sobre la presentación de cierre de la próxima semana:

· Confirmar listado de asistentes final

· Confirmar planificación propuesta y próximos pasos

Os dejo mi contacto para mayor agilidad en la confirmación 123 456 789.

Un email más pragmático evita idas y venidas, os permite ser más eficientes y poder conciliar mejor en consultoría.



7) Siendo generoso


Al comienzo indicábamos que estamos en un mundo cada vez más competitivo. Sin embargo esto no debe ser sinónimo del egoísmo y una filosofía de sacar codos. La consultoría es trabajo en equipo, ganamos o perdemos todos. Además, a nadie le gustan los entornos en los que tienes que estar mirando tu espalda.


De hecho, ser generoso con tu trabajo te permite expandir tu red de contactos. Esto facilitará la reciprocidad cuándo seas tú el que necesite ayuda.


En este video de Simon Sinek se refleja muy bien el problema que el miedo y la competitividad tiene en los equipos y las empresas:




8) No reinventando la rueda


Los romanos fueron de los primeros en aplicar esta teoría. Según conquistaban un nuevo territorio, adoptaban las costumbres y los hábitos que les parecían razonables e incluso mejores que los suyos.


¿Qué ventajas aporta esto? Esto te permite un crecimiento exponencial. En vez de empezar una presentación desde cero, busca en el portal de tu empresa material que te ayude.


Esto en consultoría se le llaman aceleradores. En muchas ocasiones es gracias a estos aceleradores que los proyectos en consultoría se realizan en tiempo récord (a parte del esfuerzo de los equipos).


Así que para poder triunfar en el trabajo, sé como los romanos, reutiliza todo el trabajo que puedas.



9) Ofreciéndote


En este artículo os contamos una historia del impacto tan positivo que tiene ofrecerse en vuestra carrera profesional. Es una buena manera de aprender habilidades nuevas y expandir tus conocimientos.



10) Siendo puntual


Según los suizos “si llegas a la hora llegas tarde”, y esto es porque a la hora se debe empezar. En un mundo cada vez más acelerado y caótico ser dueños del tiempo es una gran virtud, y la puntualidad una característica cada vez menos habitual.


Por tanto, ser puntual no sólo es una marca de respeto hacia los demás sino un rasgo diferenciador del resto. Según vayas ganando seniority más valorará tu entorno el exquisito cuidado del tiempo.



11) Siendo inclusivo


La consultoría es un trabajo de equipo. Es imposible triunfar en un proyecto de manera solitaria, y mucho menos aspirar a los rangos más altos sino tienes un equipo que te apoye.


Por tanto cuándo realices una propuesta, una presentación comercial para tu cliente o lideres cualquier iniciativa interna, dale méritos al resto del equipo.


Normalmente la "medalla" se la lleva el máximo responsable, pero es un buen hábito dar méritos al resto del equipo y hacerles partícipes de la medalla. Sino lograrás que cada vez menos personas quieran ayudarte en tus iniciativas.



Espero que con estas 11 pautas puedas triunfar no sólo en consultoría sino en cualquier trabajo.


¡Suerte!



Diario del Consultor

¿Te ha gustado el artículo?

Subscríbete a la newsletter semanal y recibe en exclusiva nuevos consejos y lecciones aprendidas para ayudarte a ser mejor consultor.

Te aseguramos que tu email no será compartido con terceros ni tampoco te enviaremos spam.

Una web de Álvaro San Juan

DiariodelConsultor © 2023

Política de Privacidad