5 consejos para sobrevivir en consultoría


Un año después de ese gran primer día en consultoría empiezas a conocer mejor la complejidad de tu consultora. Vas descubriendo que la consultoría es más compleja que simplemente tener proactividad y una buena capacidad para resolver problemas. Es posible que te plantees dudas sobre cómo ser mejor consultor, sobre cómo mejorar en tu trabajo, y qué habilidades debes adquirir para progresar en consultoría.


Es posible que esta reflexión te haya llevado a formarte, a que hayas buscado crecer profesionalmente, o incluso a pedir el cambio de proyecto para lograr un mayor crecimiento. Sin embargo, para poder sobrevivir en consultoría te recomendamos lo siguiente:



Enfoca el esfuerzo hacia tu ganancia personal


Cada proyecto es un mundo y sobre todo, cada socio o gerente con el que trabajes. Hay socios/gerentes más cercanos, otros más secos, algunos son exigentes y otros muy “laissez faire”. Sin embargo, todo proyecto a cargo de un socio o gerente comparte un eje común, tareas de menos valor que tendrás que realizar.


Entre estas tareas podemos encontrar:


La realización de estas tareas es esencial y suele ser adjudicada a la persona de menor rango. Si os sirve de consuelo, he participado en varias propuestas donde los socios estaban traduciendo credenciales por falta de tiempo y manos.


Cuando tengáis que realizar estas tareas de menor valor pensad en cómo contribuye esto a vuestro desarrollo profesional. Pensad en cómo esta tarea contribuye a la consecución de los objetivos profesionales que os habéis marcado.


Estas tareas tal vez os aporten una mayor visibilidad ante vuestro socio, o la oportunidad de probar a vuestro gerente que sois capaces de ejecutar tareas de menor valor de manera impecable. Repito esta última frase puesto que es fun-da-men-tal. Ejecutar tareas de menor valor de manera impecable.


Es común que vuestro gerente no os confíe tareas de mayor impacto como un kick-off puesto que no tenga certeza de vuestras capacidades. Por consiguiente es importantísimo ser capaces de ejecutar tareas de menor valor de manera impecable.



Propón mejoras y no critiques


En consultoría es común cruzarse con un “proyecto marrón” o con ese gerente menos deseable. Esto no debe suponer el fin de tu carrera en consultoría. No es más que un reto para poner a prueba tu capacidad de supervivencia en consultoría.


Cuando te enfrentes a esta situación es necesario analizar la situación. ¿Es temporal? ¿Se alargará mucho en el tiempo? ¿Puedes hacer algo para cambiarlo?


Si consideras que tienes alguna opción de cambiar tu situación actual y poder progresar hacia tareas que te aporten más valor, hazlo. Habla con tu gerente y propón mejoras, ofrece tu ayuda para cambiar la situación, en palabras de Stephen Convey, “seek first to understand, then to be understood”. Es probable que tu gerente sea consciente y no pueda cambiar la situación, así que primera trata de entender a tu gerente y su situación.


La otra opción muy negativa y que no conseguirá cambiar la situación es protestar y criticar con tus compañeros. Criticar que no es justa tu situación, criticar que puedes aportar mucho más, incluso exigir a tu gerente un cambio. Criticar nunca es una opción recomendable ni positiva. Por este motivo, desde el Diario del Consultor os recomendamos que siempre propongáis mejoras y busquéis una conversación constructiva para poder solventar el problema.



Invierte en tus conocimientos técnicos


La revolución digital que vivimos en el siglo XXI demuestra la necesidad de renovar nuestros conocimientos técnicos. Como detallábamos en este artículo las nuevas tecnologías y la programación serán como el inglés en el siglo pasado; un claro aspecto diferenciador en el progreso profesional. Quién no tenga unas nociones mínimas en los aspectos más técnicos de las nuevas tecnologías se enfrentará al mundo profesional con una clara desventaja. De hecho, hoy en día están más cotizados los perfiles de “cloud architect” o “data engineer”, que los perfiles de arquitectura o ingeniería puros.



Cuenta con al menos 3 mentores


En consultoría como en muchas carreras necesitas a personas más experimentadas que te guíen, te aconsejen o incluso que te faciliten ciertos aspectos profesionales.


En las grandes consultoras lo más normal es que te asignen un mentor formal al comenzar. Esta figura puede ser de gran importancia siempre y cuándo se realice con seriedad. Sin embargo, no debemos conformarnos con tener un solo mentor dentro de vuestra consultora. Esta persona, por muy buena que sea, estará sesgada por la industria consultora y por la cultura empresarial. Por este motivo debemos buscar más “guías consultoras” que nos ayuden a sobrevivir en consultoría. En este artículo del WSJ se detallan diversas maneras en las que conseguir y mantener un mentor.


Los mentores, no tienen por qué ser siempre personas físicas en el sentido estricto. Los mentores pueden ser figuras que escriban newsletters a las que estéis suscritos o personas que os inspiren en sus acciones y podéis imitar. Es verdad que lo recomendable es una persona a la que podáis plantearle dudas profesionales y obtener su input, pero los mentores digitales son una gran fuente de orientación profesional.



Desarrolla tu marca personal (y protégela)


“Guard your reputation with your life”

Robert Greene


Todos somos conscientes de lo complicado que es ganarse la confianza de tus socios, de tus clientes, de tus compañeros de equipo, y cómo de fácil es perderla. Por ello debemos ser rigurosos con nuestra marca personal y la imagen que damos.


Tu marca personal te precede. Antes de ser asignado a un proyecto tus gerentes hablarán para conocer quién eres, cuánto pueden confiar en ti, y si eres apto para su proyecto. Un mal feedback o dudas sobre tu capacidad suelen ser suficientes para no ser asignado a ese proyecto. Por este motivo debes cultivar con rigor tu imagen personal y ser conocido por hacer un trabajo impecable. Si no, te será muy complicado sobrevivir en consultoría.



Finalmente, la industria de la consultoría es un mundo complejo y que presenta numerosos retos; así como increíbles oportunidades de crecimiento. Esperamos que estas cinco pautas sirvan para ayudarte en tu carrera como consultor y te permitan no sólo sobrevivir, sino llegar a ser un gran consultor.


¡Suerte!




Diario del Consultor

¿Te ha gustado el artículo?

Subscríbete a la newsletter semanal y recibe en exclusiva nuevos consejos y lecciones aprendidas para ayudarte a ser mejor consultor.

Te aseguramos que tu email no será compartido con terceros ni tampoco te enviaremos spam.

Una web de Álvaro San Juan

DiariodelConsultor © 2023

Política de Privacidad