5 pasos [de verdad] para crear hábitos y rutinas duraderas


En este artículo vas a descubrir los 5 pasos clave para que puedas crear hábitos y rutinas duraderas de una vez por todas!


A pesar de llevar 10 años trabajando en consultoría (con las horas que eso implica). He sido capaz de mantener una rutina matutina adecuada, ser capaz de introducir deporte al menos 2 días entre semana y mantener una vida social adecuada.


¿Cómo lo he conseguido?


Gracias a los 5 pasos propuestos por los psicólogos Prochaska y DiClemente para crear hábitos.


¿Empezamos?


Seguro que cada año, sea a la vuelta de verano, o al empezar el año nuevo te propones metas y objetivos que quieres cumplir.


¿Has logrado que se conviertan en nuevos hábitos? ¿Te frustra abandonar tus objetivos fruto de una recaída?


¡A todos nos pasa!


Crear nuevos hábitos y lograr mantenerlos es algo tremendamente complicado.

Probablemente no hayas tenido éxito, hayas tirado la toalla, incluso pienses que no es posible.


¡Espera!


Antes de dejarlo de nuevo quiero que le des una última pensada…¿A qué se debe? ¿Qué hace que no quieras o puedas continuar con tus buenos propósitos?


Todos ponemos excusas para justificarnos a la hora de abandonar nuestros hábitos…en palabras de Tyrese Gibson; “Las excusas suenan mejor para la persona que las inventa”.





Muchas veces esto es porque, como dice Jim Rohn, que tu motivación no es lo suficientemente fuerte o potente.


Vale, ¿y qué?


Esto implica que antes de empezar con una nueva rutina o hábito debes tener muy claro que no es una motivación de relleno. Que no lo haces para sentirte mejor contigo mismo, sino que estás comprometido/a con el cambio.


Por tanto, ¿cómo puedes empezar a crear hábitos y rutinas duraderos?




Los 5 pasos para crear hábitos duraderos





Prochaska y DiClemente dos psicólogos, establecieron en 1984 las etapas del cambio enfocado a los hábitos:

  1. Pre-contemplación. No ves la necesidad de cambiar, ni tienes la voluntad de hacerlo

  2. Contemplación. Te planteas el cambio como idea

  3. Preparación y Acción. Inicias el cambio y ejecutas un plan para alcanzar la nueva rutina

  4. Mantenimiento. Afianzas la rutina hasta volverla parte de tu filosofía de vida

  5. Recaída. Abandonas el nuevo hábito temporalmente o de manera definitiva


Si te interesa la versión profunda sobre cómo crear hábitos puedes acceder a mi curso sobre la creación de hábitos de manera efectiva, en el que te detallo cómo lograr cumplir con tus objetivos de manera sencilla.



Paso 1 – Pre-contemplación


Puesto que estás leyendo este artículo, podemos asumir que estás en el punto de transición entre el estadio 2 y el 3. Te faltan horas en el día, no consigues alcanzar tus objetivos por falta de tiempo, y quieres ser más productivo. Quieres y estás dispuesto a cambiar algún aspecto de tú jornada.


¿Preparado?



Paso 2 – Contemplación


Contemplación. Te planteas el cambio.


Todos tenemos el mismo tiempo, los multi millonarios, deportistas de élite, y hasta esa persona que parece ir de fracaso en fracaso. Lo que nos diferencia es el uso y la priorización que demos al tiempo. A esto lo llamamos coste de oportunidad del tiempo”.


Te reto a que la próxima vez que te salga la frase “no tengo tiempo para…”, pares y piense. “En verdad tengo tiempo, simplemente no es prioritario… hacer esa llamada, ver a esa persona, leer ese libro, etc.


¿Cómo inicio el cambio y consigo establecer esa priorización del tiempo?


Realmente el primer paso para cambiar es querer hacerlo. Sin tu voluntad será imposible establecer un nuevo hábito o cambiar una conducta antigua.


En el curso hacemos mucho hincapié en las palabras de Jim Rohn y cómo empezar a establecer objetivos potentes utilizando la metodología SMART para así poder lograr ese nuevo hábito.


Lo más probable es que quieras incluir una nueva rutina en tu día, ya sea sacar tiempo para tu nuevo negocio, hacer algo de deporte, aprender a tocar un instrumento, meditar, o simplemente tener más tiempo para ir menos acelerado por la vida, un mal muy común en consultoría.


Sea cual sea tu motivo, el primer paso es definir:

  • ¿Cuál es tu motivación?

  • ¿Por qué el cambio?

  • ¿Para qué el cambio?




Paso 3 – Preparación y Acción


Según tus objetivos y tu personalidad podrás dedicarle tiempo a una u otra hora. Debemos saber que ciertas tareas requieren de una concentración y unas habilidades diferentes. Es posible que por la mañana estés más activo pero seas menos creativo y por la noche al contrario. Por ello, según el tipo de tarea, deberás encontrar el mejor momento del día para ejecutarla y ser eficiente.


Vamos a ver entonces el ESTABLECIMIENTO DE RUTINA.


En el curso para establecer hábitos hacemos MUCHO hincapié en este paso dedicándole más de 20 minutos a explicarlo detalladamente para te salga bien.


Puesto que lo más probable es que re sea más sencillo encontrar tiempo al comenzar el día (madrugada) tendremos que establecer dos tipos de rutinas.

  • Rutina nocturna

  • Rutina matutina


Seas una persona madrugadora o nocturna, la rutina nocturna, normalmente ignorada, es el pilar sobre el que preparar el día ya que condiciona en gran medida tu sueño y facilita que te levantes a la hora establecida.


Los expertos nos indican algunas pautas a tener en cuenta a la hora de establecer tu rutina nocturna:

  • Limitar exposición a pantallas (p.e. TV, móvil, Tablet)

  • Relajar el cuerpo e inducirle al sueño (p.e. leyendo)

  • Crear un entorno que invite al sueño (p.e. luces bajas, olor a lavanda y habitación fresca)

Todo esto ayudará a tu cuerpo a prepararse para el sueño y que a su hora, dormirte rápido.