4 errores típicos que pueden arruinar tu presentación de cierre de proyecto

Actualizado: jun 26



El cierre de proyecto puede estar a la vuelta de la esquina. Para los consultores junio suele ser un mes habitual para el cierre de los proyectos. Coincide para muchas consultoras con el cambio de semestre y fin de año fiscal. Por este motivo en consultoría, la fecha de finalización de muchos proyectos suele ser el 30 de junio. Si es tu caso, estarás a punto de prepararla , ¿cómo hacer la presentación de cierre de proyecto?


Si es la primera vez que te enfrentas a realizar la presentación de cierre de proyecto seguramente tendrás muchas dudas, ¿qué formato utilizar? ¿qué contenido incluir? ¿cuántos entregables debo incorporar?


A lo largo de este artículo iremos dando respuesta a estas dudas y muchas más. Si te surgen dudas adicionales escríbeme y estaré encantado de echarte una mano para hacer una presentación de cierre de proyecto que te enorgullezca.


(1) ¿Qué es un cierre de proyecto y para qué sirve?

La presentación de cierre de proyecto en consultoría supone la conclusión del proyecto según lo estipulado en la propuesta. Y suele ser el último entregable presentado ante el cliente. Después de esta presentación, normalmente se da por terminado el proyecto y la colaboración, salvo que se creen nuevas oportunidades y ampliaciones del proyecto.


El objetivo de esta presentación es certificar y oficializar que hemos cumplido el alcance estipulado en la propuesta. Suele utilizarse para resumir el proyecto, los hitos y logros alcanzados. Tras esta presentación de cierre, el equipo involucrado queda liberado. Adicionalmente, a nivel de gestión se deberá confirmar el cierre administrativo y cobro de facturas.



(2) ¿Qué errores no debo cometer en la presentación de cierre de proyecto?

Ahora que ya sabemos qué es la presentación de cierre de proyecto y cuál es el objetivo que persigue, vamos a revisar errores típicos que suelen cometerse las primeras veces.




El primer error es no revisar la propuesta inicial que se le hizo al cliente. En la propuesta inicial se adquirieron una serie de compromisos con el cliente. Se detallaron un listado de entregables que realizaríamos a lo largo del proyecto y por tanto, en la presentación de cierre debemos demostrar que hemos cumplido todo lo que prometimos (entregables, hitos, objetivos). En un escenario ideal (y muy común), habremos excedido las obligaciones de la propuesta y abarcado un mayor alcance.


Si tenéis la suerte de contar con un/a PMO en el proyecto os recordará todo lo que no hayáis acometido durante el mismo. Es mejor que esto no salga en la presentación de cierre de proyecto delante de los máximos responsables del cliente, y probablemente tu socio/ a. Os animo a revisar con la PMO del proyecto esta presentación de cierre antes del gran día.


El segundo error más común es no poner en valor todo el trabajo realizado. Durante el proyecto habréis tenido numerosas reuniones, workshops, o sesiones con el cliente. Seguro que habréis generado numerosas presentaciones, documentos y enfoques para el cliente. Es una buena práctica incluir esta información en la presentación de cierre para demostrar que habéis trabajado duramente.


Por ejemplo, podéis contar con una slide que demuestre este esfuerzo de manera cuantitativa. Y recordad, la presentación de cierre de proyecto será vuestro último entregable y “pondrá el lazo” al proyecto, por ello debe ser un documento robusto y potente.


El tercer error es considerar la presentación de cierre de proyecto como el fin de la relación con el cliente. Este error es muy típico en consultores juniors, no pensar en la continuación de la relación comercial. Es decir, toda presentación de cierre de proyecto debe contar con unos “próximos pasos”.


Por ejemplo, si habéis realizado un diseño funcional, proponed un plan para la implantación. Detallad tiempo y recursos necesitados. Con suerte, si existe una partida presupuestaria esos próximos pasos se convertirán en la siguiente propuesta y el siguiente proyecto.


El cuarto y último error cometido en casi todos los proyectos, es no hacer un resumen a nivel interno de las lecciones aprendidas. Dicho de otra manera, si tuvieras que realizar el proyecto de nuevo, ¿qué harías diferente? ¿dónde cometiste errores?


Esto es una buena práctica de cara a poder aportar mayor valor a los clientes. Un aspecto diferencial de los consultores de éxito es la experiencia en proyectos similares. Muchas veces las propuestas se ganan debido a las credenciales con las que cuenta la consultora. Por tanto, si haciendo una reflexión de tus errores y lecciones aprendidas, eres capaz la próxima vez de hacer el proyecto más rápido y mejor que tus competidores, tendrás un valor claramente diferencial como consultor.



En el siguiente artículo repasaremos cómo hacer una presentación de cierre de proyecto que te enorgullezca. Si necesitas saber cómo elaborar mejores presentaciones te dejo un link a cómo hacer presentaciones atractivas en consultoría.




Diario del Consultor


¿Te ha gustado el artículo?

Subscríbete a la newsletter semanal y recibe en exclusiva nuevos consejos y lecciones aprendidas para ayudarte a ser un gran consultor.

Te aseguramos que tu email no será compartido con terceros ni tampoco te enviaremos spam.

Una web de Álvaro San Juan

DiariodelConsultor © 2023

Política de Privacidad