¿Qué hacer si te quedas en torre sin proyecto?


Después de verano tu año en consultoría no ha empezado como te gustaría. Te has quedado sin proyecto y no sabes cómo actuar. ¿Qué hacer si te quedas sin proyecto?


Estar sin proyecto en consultoría es una situación normal. A todos nos ha pasado y hemos tenido momentos “en torre”. Tarde o temprano encuentras proyecto. Esto es una situación normal los primeros días en consultoría hasta que te asignan proyecto. De hecho según el tiempo que lleves en consultoría, agradecerás unos días en torre (o en la oficina).


Estar sin proyecto no es malo, siempre y cuando no se alargue en el tiempo. Por esto te daremos unas pautas para acortar el tiempo en torre y ayudarte a reducir los nervios que esto te pueda generar. Sobre todo, debido a la covid, estar un tiempo sin proyecto o sin asignación será más común que otros años. Por eso no hay que ponerse nervioso(a) y seguir las pautas que se detallan a continuación:

  • ¿Qué significa estar sin proyecto?

  • ¿Cómo sacarle el máximo partido?

  • ¿Cómo acotar el periodo de torre?

  • ¿Qué errores que debes evitar?





¿Qué significa estar sin proyecto?

Estar sin proyecto, “en torre”, sin asignación, o en la oficina significa simplemente que no estas participando en un proyecto en cliente. No quiere decir que no tengas trabajo ni que sean vacaciones.


Las implicaciones que tiene estar sin proyecto es que te convertirás en la persona comodín. Quiere decir que participarás en propuestas, darás apoyo en acción comercial, y podrás participar en un sinfín de trabajos que ayuden a tu consultora. Uno de los más divertidos es hacer un “mistery shopping” (una investigación de mercado en cubierto).


Lo bueno de estar sin proyecto en consultoría es que:

  1. Conocerás a otros gerentes, consultores y líneas de negocio

  2. Participarás en numerosas actividades

  3. Ganarás visibilidad al trabajar con más personas

  4. Participarás en temas nuevos

  5. Podrás conocer la acción comercial

  6. Te ayudará a hacer networking



¿Cómo sacarle el máximo partido?

Aunque estar en torre puede tener beneficios no es bueno que se alargue esta situación. Al final dónde más se aprende es en proyecto y no es bueno tener un cargable bajo. Por tanto, para sacarle el máximo partido a tu tiempo “en torre” te proponemos los siguientes pasos:


1. Al terminar tu proyecto actual, organiza una reunión de feedback con el responsable de proyecto. Que te aclare si el cliente estaba contento con tu trabajo, si podrías haber hecho algo para mejorar o si puedes ayudarle en otros temas que tenga entre manos.


2. Avisar a tu mentor. Tu mentor(a) puede ayudarte a encontrar proyecto, a darte trabajo y es un gran aliado en estos momentos.


3. Avisa a todos tus responsables (socia, gerente, etc.) y ofrécete. Pide trabajo y busca la forma de ayudarles.


4. Avisa a tu “staffer”, persona encargada de controlar las asignaciones a proyectos. Suele controlar quién necesita equipo para iniciativas variadas.


5. Define un plan de formación si no te asignan rápidamente a una propuesta, alguna tarea comercial o cualquier iniciativa que tengan tus responsables entre manos. Dedícale tiempo según el grado de libertad que tengas.

¿En qué me puedo formar?

A parte de realizar todos los cursos obligatorios, si no sabes programar es un buen momento para ganar experiencia. Si no eres un verdadero experto en PowerPoint o Excel aprovecha este tiempo. Si no conoces las nuevas tecnologías (AI, RPA, Blockchain, Analytics, etc.) usa estos días para realizar cursos.


6. Si en “tu equipo” (según estés organizado) no te dan trabajo, o sientes que están demasiado liados con otros temas. Pregunta a cualquier persona que conozcas en tu consultora o equipos con los que hayas trabajado y ofrécete.

En este punto tendrás que tener cuidado y gestionar la política interna. Tus responsables podrían ofenderse si estás trabajando para otros sin su aprobación.


7. Según tu seniority y conocimientos podrías intentar crear una solución, offering o algún producto que se pueda vender a clientes y presentar a tus responsables. Esta proactividad es bien valorada.


8. En el peor de los casos en el que nadie te pueda dar trabajo, semanalmente manda recordatorios a tus responsables para evitar que “se olviden” de ti. Puede ocurrir que esté todo el mundo en una mala semana acabando una propuesta urgente y realmente no puedan dedicarte un segundo. Esto no quiere decir que te estén ignorando y te vayan a despedir. Así que haz recordatorios semanalmente y demuestra ganas.



¿Cómo acotar el periodo en torre

Estar sin proyecto o sin asignación te pondrá nervioso. Es normal. Sobre todo con la situación de la covid que estamos viviendo. Así que para poder salir de esta situación podrás, además de seguir las pautas previamente indicadas hacer dos cosas más:


1. Ofreciéndote. Habréis notado que se repite este patrón en los puntos anteriores. No puedo expresar la importante que es ofrecerse. Si tus responsables no saben que estás sin proyecto (y se les puede olvidar con la intensidad del día a día) jugará en vuestra contra. Así que aseguraros que os ofrecéis y pedís trabajo.


2. “Over deliver en todo lo que hagas. Esto quiere decir que debes excederte en todo lo que hagas. Puesto que estás sin proyecto querrás demostrar que eres un/a crack.

Aunque muchas veces se des-recomiende, aspira a la perfección. Que todo lo que hagas vaya siempre un paso más allá, que todo lo que hagas sea realmente excelente.

Esto te hará destacar y lograrás ganarte la confianza de tus nuevos responsables. Muchos todavía no te conocerán y tendrás que crear una imagen como gran consultor.



Errores que debes evitar

Como todo en consultoría existen muchas formas de cometer errores. Te dejamos algunos errores peligrosos que deberás evitar para acortar el periodo "en torre" y poder sacarle el máximo partido:

  • Ponerse nervioso. Es normal que te entren nervios, que te plantees si te podrán echar o incluso que cuestiones tu valía profesional. Salvo que realmente hayas tenido un feedback negativo, estar sin proyecto es una situación relativamente normal. Así que aunque sea fácil decirlo no te pongas demasiado nervioso/a.

  • Bloquearse o no hacer nada. En consultoría no hacer nada es de los mayores peligros. Es raro que sin hacer nada te “llueva” un proyecto nuevo o que puedas ayudar en la acción comercial. Así que en vez de quedarte de brazos cruzados sigue los pasos mencionados en el primer apartado.

  • Esconderte. Las restricciones de estar teletrabajando hacen que sea más fácil esconderte y quedarte de brazos cruzados. Si estás sin proyecto es muy negativo y te dará malísima imagen. Por tanto, además de ofrecerte, deberás saludar a tus compañeros o gerentes al empezar el día. Y despedirte cuándo vayas a desconectarte por si necesitan algo. Buscamos ser proactivos y que se vea que estamos participando de las tareas de la empresa y no estamos escondiéndonos para no trabajar.

  • Quedarte en casa. Según las normas de teletrabajo que haya establecido tu consultora no debes quedarte en casa y esconderte. En una situación sin covid, en la oficina ocurren muchas cosas. Escuchas conversaciones, conoces a gente nueva en el café con tus compañeros, y sobre todo los socios y gerentes te ven. Esto hace más fácil ayudar en acción comercial o propuestas.

De hecho me ocurrió a mi personalmente que escuché a mis espaldas a un Senior Manager hablar con otra persona sobre mi y pidiendo referencias para ayudarle en una propuesta. Al finalizar la conversación me presenté y ofrecí mi ayuda en lo que necesitase. Esto se materializó al cabo de un mes de ayuda, en un proyecto en un área nueva para mí.



Habréis notado que se ha repetido muchas veces la palabra ofrecerse… si no lo habéis hecho leeros este artículo. Puede suponer en muchos casos que no estés en la lista de invitaciones a irse de tu consultora.


¡Suerte y ánimo en la torre!



Diario del Consultor

¿Quieres convertirte en un gran consultor?

Subscríbete a la newsletter semanal y recibe en exclusiva nuevos consejos y lecciones aprendidas para ayudarte a ser un gran consultor.

¿Te ha gustado el artículo?

Subscríbete a la newsletter semanal y recibe en exclusiva nuevos consejos y lecciones aprendidas para ayudarte a ser un gran consultor.

Te aseguramos que tu email no será compartido con terceros ni tampoco te enviaremos spam.

Una web de Álvaro San Juan

DiariodelConsultor © 2021

Política de Privacidad