Proyectos “faraónicos” - ¿Cómo identificarlos y evitar que te absorban?



Los proyectos en consultoría suelen tener una duración aproximada de entre 3 y 6 meses. Pero en ocasiones, los proyectos en consultoría se transforman en los denominados “proyectos faraónicos”. Estos proyectos suelen ser proyectos largos y difíciles.


Cómo su propio nombre indica y haciendo referencia a los faraones del antiguo Egipto, estos proyectos buscan logran objetivos excepcionales y muy a largo plazo. Por ejemplo, una migración de sistemas a la nube, implantar una nueva solución ERP, cumplimiento con una nueva normativa, o una fusión entre dos empresas. Pertenecer a estos proyectos puede ser muy bonito y enriquecedor. Aunque también puede ser muy desgastante según el rol y la “workstream” a la que pertenezcas del proyecto.


Para explicar estos proyectos faraónicos utilizaremos dos puntos de vista para representar a dos consultores. El consultor de primera línea (el picador de bloques de piedra), y el consultor de segunda línea (el coordinador de la construcción de la pirámide).




¿QUÉ ES UN PROYECTO FARAÓNICO? ¿CÓMO IDENTIFICARLOS?


Los proyectos faraónicos son proyectos a largo plazo (+1 año), con múltiples líneas de trabajo (workstreams) y con impacto transversal en la organización.


A veces un proyecto normal puede pasar por una fase “faraónica” por cambios en la empresa o en la regulación. Hay que estar atento para saber si estás en esta situación y entonces decidir si; aguantar hasta que la situación mejore o pedir el cambio de proyecto.


No obstante, existen proyectos con una duración superior al año que no son faraónicos. Simplemente vas cambiando de rol y de función según avanzan las fases del proyecto, por ejemplo:

  • Definición de la estrategia

  • Diseño funcional

  • Implantación de la solución

  • Acompañamiento en el “go -live

  • Mejoras en la solución

  • Implantación de otro módulo para otro departamento

Este tipo de proyectos suelen ser muy enriquecedores puesto que te permiten cambiar de función cada pocos meses.


Aunque la crisis de la covid19 hará que los proyectos faraónicos sean menos probables. Sin embargo en muchos sectores se espera una consolidación empresarial. Cuando dos empresas se fusionan suelen contratar a consultoras para apoyar en la fase de migración y consolidación. Por tanto los proyectos faraónicos no tardarán en llegar.



¿POR QUÉ SON POTENCIALMENTE NEGATIVOS PARA TU CARRERA PROFESIONAL?


Los proyectos largos y difíciles pueden penalizar tu carrera profesional si eres el consultor de primera línea. Esto es debido a que no te suelen permitir aumentar tus habilidades como consultor y te encasillan en tu tarea de ejecutor.


Como consultores debemos enriqueceros con cada proyecto o cada fase de proyecto. Si en un proyecto estás ejecutando las mismas tareas al cabo de 3-6 meses estarás empezando a estancarte. Esto es potencialmente negativo para tu crecimiento profesional y tendrás que evitar que proyectos así te absorban.


Sin embargo, si eres el consultor de segunda línea los proyectos faraónicos son una enorme fuente de aprendizaje y crecimiento. Estarás liderando alguna línea de trabajo importante y con impacto. Te permitirá salir de tu zona de confort casi a diario y te permitirá crecer de manera exponencial debido a la complejidad del proyecto.



¿CÓMO EVITAR QUE TE ABSORBAN?


Una vez llegues a la conclusión que estás en un proyecto a largo plazo, o que te asignarán a un proyecto faraónico, y que serás ese consultor de primera línea, tendrás que evitar que te absorban, ¿cómo?:

  1. Entendiendo cómo tu trabajo aporta al proyecto

  2. Destacando y pidiendo una mayor visibilidad

  3. Pidiendo el cambio de línea o proyecto (tu último recurso)


El primer paso para evitar que un proyecto a largo plazo te absorba es entender la visión a largo plazo. Te lo cuento con una historia:


Un día se paseó el faraón por las obras de las pirámides iniciadas por su abuelo y vió a dos constructores.

  • Se acercó al primero y le preguntó – ¿Qué estás haciendo constructor?

  • Este al darse cuenta de que se trataba del honorable faraón contestó con respeto – Picar piedra mi faraón.

  • El faraón continuó al siguiente constructor y le hizo la misma pregunta – ¿Qué estás haciendo constructor?

  • Y este le contestó – construir pirámides para la grandeza de Egipto.


Con esta historia adaptada de la famosa historia de la construcción de Catedrales, debemos ser cómo el segundo constructor y no perder de vista por qué y para qué hacemos las cosas en nuestros proyectos. Aunque sea algo tan evidente como picar piedra, nos ayudará a hacer mejor nuestro trabajo como consultores, y sobre todo a no desmotivarnos.


El segundo paso para evitar que un proyecto a largo plazo te absorba es destacar siendo el que mejor hace su trabajo. Por eso ayuda enormemente sentir que estás construyendo una pirámide y no picando piedra.


Si consigues ser el mejor consultor de primera línea será más sencillo que te asciendan a ser el supervisor de los “picadores de piedra”, y según vayas destacando y sobresaliendo en tu trabajo llegarás al rango de consultor de segunda o tercera línea. Aquellos que tienen la visión a largo plazo y que pueden entender el encaje de las distintas líneas de trabajo del proyecto.


Adicionalmente puedes pedir aumentar responsabilidades en otras vías. Si tu proyecto no lo permite, pide ayudar en alguna propuesta o simplemente ofrece tu ayuda para cualquier tema que tenga tu socia o gerente entre manos.


El tercer y último paso para evitar que un proyecto a largo plazo te absorba es pedir el cambio de proyecto. Esto debe ser utilizado como tu último recurso puesto que no siempre habrá otros proyectos y en estos momentos post covid19 no es aconsejable estar sin proyecto. Por tanto, la petición de cambio de proyecto o de línea debe estar bien fundada y únicamente cuándo hayas demostrado ser de los mejores en las tareas asignadas.


Como os contamos en más detalle en este artículo la petición del cambio de proyecto deber estar orientada a un mayor aporte de valor. No una queja hacia tus gerentes o socio.




Diario del Consultor

¿Te ha gustado el artículo?

Subscríbete a la newsletter semanal y recibe en exclusiva nuevos consejos y lecciones aprendidas para ayudarte a ser un gran consultor.

Te aseguramos que tu email no será compartido con terceros ni tampoco te enviaremos spam.

Una web de Álvaro San Juan

DiariodelConsultor © 2023

Política de Privacidad