Conviértete en un “top performer”. ¿Cómo llevar tu carrera como consultor más lejos?

Actualizado: sep 16


¿Cómo ser un consultor exitoso?


Todos queremos llegar a liberar nuestro máximo potencial, queremos llegar más lejos profesionalmente, queremos ser mejores consultores, consultores exitosos, queremos hacer despegar nuestra carrera profesional y sobre todo, queremos aportar más valor. Pero qué tienes, ¿que hacer para ser un gran consultor?


En consultoría, aquellas personas que destacan, los que tienen un potencial superior a la media, los “top performers”, suelen recibir un trato preferencial. Carreras más cortas, formación específica y un mayor bonus a final del periodo de evaluaciones. ¿Cómo puedes destacar en consultoría? ¿Cómo llegar más lejos? ¿Cómo ser un consultor exitoso? Y sobre todo, ¿cómo pertenecer a ese grupo de “top performers”?


Las 6 pautas para conseguirlo son:





Todo estudiante de empresariales (ADE) habrá tenido que enfrentarse al famoso análisis DAFO (SWOT en inglés).


Es sorprendente, pero este análisis no es sólo teoría que aprendes en la universidad, sino que realmente se utiliza en consultoría. De hecho, si lo aplicamos a nivel personal, descubriremos en qué somos realmente buenos, y en qué tenemos una debilidad que tal vez debamos cubrir.


En palabras de Einstein “Si juzgas a un pez por su habilidad para trepar árboles, pensará toda la vida que es un inútil.” Por ello, debemos centrarnos en perfeccionar lo que nos hace realmente únicos, nuestra ventaja competitiva, y no obsesionarnos con nuestras debilidades. Es verdad que debemos “limar” nuestras debilidades, pero sólo hasta un nivel aceptable y conseguir que no sean limitantes.


Por ejemplo, si te cuesta hablar en público, los idiomas no son lo tuyo, tienes dificultades en hacer que tus reuniones sean más productivas, o te es imposible mantener tu correo ordenado, deberás realizar cursos o buscar herramientas para que tus debilidades no sean limitantes. Puede que no te conviertas en un crack en ese aspecto, pero ignorarlas puede limitar tu crecimiento profesional.


Recuerda, no te esfuerces en convertir tus debilidades en fortalezas, estarás perdiendo el tiempo. No seas el pez con ganas de trepar de Einstein, céntrate en hacer tus fortalezas cada vez más notables. Si Apple hubiese copiado a Microsoft nunca se habría convertido en lo que es hoy “una empresa de ordenadores”.





La consultoría es un sector notablemente “de personas”, trabajas con un equipo de consultores, con un cliente y con tus socios/gerentes. Nuestro día a día está marcado por y para las personas con las que trabajamos. Por eso, para triunfar en consultoría debemos volvernos expertos en relaciones interpersonales. La mejor forma y la más sencilla es colaborando con tu entorno.


Escribe a tu mentor ofreciendo tu ayuda para alguna presentación que tenga entre manos. Escribe a tu socia para ofrecer tu ayuda en alguna propuesta que esté preparando. Piensa en cómo puedes ayudar más a tu cliente y ofrécele tu ayuda en “otros temas” no relacionados directamente con el proyecto. Si has leído un estudio o "Point of View" (PoV) interesante, escribe a los autores y ofrece tu ayuda por si están realizando otros documentos similares.


Ofrecer tu ayuda y colaborar con tu entorno tiene muchísimas ventajas, pero las más importantes son:

  • Incrementas tu red de contactos de manera exponencial. Ayudar en una propuesta te abre las puertas a otros gerentes, socios, e incluso áreas dentro de tu consultora. En este artículo se cuenta una historia real del poder que tiene ofrecerse.

  • Te obligas a salir de tu zona de confort y aprender nuevas habilidades que normalmente no aprendes en tu proyecto.


Además, según la ley de la reciprocidad cuánto más ayudes, tarde o temprano, más te ayudará tu red de contactos.





Es normal que a los 3 años en consultoría subas de categoría y consolides tu posición de consultor, también llamado Consultant, Senior, Experienced, Associate, etc. En esta posición puede que empieces a liderar una parte del proyecto y con suerte poder ayudar a las nuevas incorporaciones.


En este punto empiezan a ser más importantes las habilidades “blandas” y sobre todo la comunicación. Tendrás que enseñar a las nuevas incorporaciones a entender el complejo mundo de la consultoría. Tendrás que revisar con tu gerente presentaciones de más contenido como el kick-off del proyecto. Tendrás que presentar ante clientes tú sóla. Comunicar con éxito es fundamental para poder triunfar en consultoría y llegar a ser un gran consultor. Si queréis practica directa os recomiendo echarle un ojo a Sebastián Lora y a TJ Walker, mis mentores de la comunicación.





En consultoría es importantísimo ser corporativo. Existen muchos socios que han hecho carrera en la consultora. Repito la frase debido a su importancia y para que quede clara, existen muchos socios que han hecho carrera en la consultora.


¿Por qué es importante? Por que tienen el ADN y la cultura empresarial profundamente incrustada en su personalidad. Por eso para ser un gran consultor debemos entender ese corporativismo y apoyarlo (aún cuando no lo compartas).


¿Cómo se traduce esto al día a día? Se traduce en leer los emails corporativos, las newsletters, apuntarse y escuchar las “webcasts” de la consultora y de tu departamento. No sólo te ayudará a entender mejor a tu consultora y su cultura, sino que con frecuencia tienen información útil y links a tu red empresarial. Bucea en la red y alucinarás con la cantidad de información que hay en la red de tu consultora. Este conocimiento extra te ayudará a crecer más rápido en tu consultora y tener mayor sensación de pertenencia.





Otro aspecto clave para llegar más lejos en consultoría es la visibilidad. De nada sirve que seas el mejor consultor del mundo si tus gerentes/socios no saben quién eres. De hecho, a medida que tengas más “horas de vuelo” en consultoría, conocerás a verdaderos expertos y expertas en esta materia.


Hay personas que son profesionales en darse a conocer, que todos los socios conozcan su nombre, que todo el mundo sepa quién es… y esto es una habilidad diferenciadora para poder llegar más lejos. Las dos mejores formas de conseguir visibilidad y darte a conocer de manera limpia y sin hacer la pelota son:

  • Ayudando a otras personas de manera sincera y desinteresada

  • Pidiendo “paso”. Hablando con tu gerente para que te deje mandar a ti los emails y que no sea él, el punto de salida. Pidiendo a tu gerente que te deje acompañarle a reuniones con el cliente (normalmente habrás preparado tú esa presentación)





La confianza (y tu reputación) es muy frágil, un paso en falso y pierdes toda la confianza depositada en ti. En consultoría, tener un equipo del que te puedas fiar es clave para el triunfo del socio/gerente. Los “top performers” en consultoría suelen destacar puesto que sus socios se pueden fiar de ellos. Saben que esa propuesta será completada en tiempo y calidad sin necesidad de que esté el gerente detrás. Saben que esa persona les recordará que tienen que ir a visitar al cliente sobre ese paquete comercial que han elaborado.


A fin de cuentas, son personas que se han ganado la confianza de la socia o del gerente por su rigor y fiabilidad. Si consigues ser el “go to person” de tu socia o de tu gerente, has ganado un lugar único en tu equipo. Serás una de esas personas que son prácticamente indispensables.


¿Preparado para ser un gran consultor?




Diario del Consultor

¿Te ha gustado el artículo?

Subscríbete a la newsletter semanal y recibe en exclusiva nuevos consejos y lecciones aprendidas para ayudarte a ser un gran consultor.

Te aseguramos que tu email no será compartido con terceros ni tampoco te enviaremos spam.

Una web de Álvaro San Juan

DiariodelConsultor © 2023

Política de Privacidad