¿Cómo pedir el cambio de proyecto y no ofender a tu gerente?

Actualizado: abr 14


Llevas un tiempo en tu primer proyecto y sientes que estás en el sitio equivocado. Esto puede ser debido al contenido del proyecto, tipo de trabajo que realizas, tus compañeros, el cliente o cualquier otro motivo personal.


¿Cómo pedir el cambio de proyecto? Y sobre todo, ¿cómo lo pido sin ofender a mi gerente y que esto resulte en una mala evaluación?


El cambio de proyecto lo necesitas por un tema personal, un problema importante con el cliente o compañeros de equipo, saltad al último punto, "hablad con vuestro mentor y gerente". Sino es el caso, y la situación es sostenible, antes de abordar esta problemática debemos ser conscientes de las implicaciones que puede suponer la petición del cambio, y sobre todo, ¿cuándo no es un buen momento para lanzar esta petición?


Sea cual sea tu motivo para pedir el cambio nunca debe ser antes de; haber cubierto un tiempo mínimo en el proyecto 2-3 meses, y sobre todo sin haber conseguido demostrar maestría en tu trabajo.

El problema con pedir el cambio demasiado pronto es que puede demostrar que no le has dado una oportunidad. Es raro que en 1-2 semanas hayas conseguido entender el proyecto, las tareas y estés ejecutándolas a la perfección (salvo excepciones muy concretas). Por ese motivo os sugerimos paciencia.


Si realmente al poco tiempo sois expertos en la tarea puesto que es fácil y repetitiva, tratad de automatizarla, tratad de hacerla más rápido y de manera más eficiente, o simplemente pedid más trabajo. De esta manera tendréis un nuevo reto y demuestra proactividad por vuestra parte.

El problema con pedir el cambio demasiado pronto es la imagen negativa que podáis dar. Podéis pecar de falta de compromiso, falta de capacidad de lucha, superación, perseverancia, al final falta de ganas.

Sobre todo, en muchas ocasiones y cuándo eres "el nuevo", no se te asignan tareas de más responsabilidad hasta que no te ganas la confianza de tus mayores. Así que, es posible que no estés realizando tareas de mayor contenido por no haber demostrado total dominio de tus tareas actuales.


Por tanto antes de plantearos pedir el cambio haceros las siguientes preguntas:

  • ¿Llevo un tiempo prudente en el proyecto? Puede ser 1, 3, 5 o más meses

  • ¿He logrado maestría e incluso perfeccionar las tareas?

  • ¿Me ofrezco a más tareas, trabajos? Echadle un ojo a cómo Ofrecerse

  • ¿Veo muy poco futuro o cambio de rol en el proyecto?

  • ¿Es un buen momento para pedir el cambio? Si el proyecto está al rojo vivo tal vez sea mejor esperar unos días


Con esto no queremos que seáis conformistas, simplemente tened en cuenta la imagen que podáis dar y la visión de vuestros responsables.



Una vez estamos convencidos que el proyecto no puede aportarnos más, y hemos "probado" distintas opciones para crecer y aportar más al proyecto, estamos en condiciones de pedir el cambio. ¿Cómo pido el cambio?


Pedir el cambio es tan simple (y delicado) como transmitírselo a tu gerente. En nuestra opinión, tal vez sea mejor hablarlo antes con vuestro mentor para tener otro punto de vista. Pero una vez estéis decididos es hora de tener "la charla".

Os dejamos algunas pautas, para enfocarlo de manera productiva y tener una buena negociación:

  1. No empecéis pidiendo, no hay nada peor que sonar "llorica". A los ojos de tu gerente esta conversación no será cómoda. Por un lado te quiere en el proyecto, pero por otro le preocupa (o debería) tu crecimiento profesional. Así que no os pongáis piedras en el camino sonando "lloricas".

  2. Empezad resumiendo el proyecto, vuestro rol, qué aportáis, cómo vuestro trabajo ayuda al proyecto, etc.

  3. A continuación, id narrando de manera muy sutil, vuestra frustración, vuestro bloqueo, vuestra preocupación de no estar aportando todo lo que podéis, nunca lo enfoquéis a que queréis cambiar. Esto es muy peligroso porque automáticamente os catalogarán como un analista llorica.

  4. Si en este punto habéis sido demasiado sutiles, o vuestro responsable no quiere ver el mensaje, podéis literalmente decir: "Siento que puedo aportar más al proyecto de lo que estoy haciendo ahora. ¿Cómo se te ocurre que puedo aportar más y crecer profesionalmente?" Con este mensaje vuestro responsable debería aprovechar para daros más contenido y capacidad de crecimiento, sea en el proyecto o fuera de él con propuestas, formaciones u otras actividades comerciales.


En circunstancias normales esta conversación puede resultar en 1) nuevas responsabilidades dentro o fuera del proyecto; 2) compromiso para buscar una solución y cambio de proyecto; 3) un compromiso envolvente a medio plazo que busca distraerte.

Ante cualquiera de estas opciones os recomendamos fijar una planificación, sin un plan claro quedará todo en una bonita conversación sin resultados claros ni tangibles.


Es normal que tengáis que repetir esta conversación más de una vez y dad oportunidad de reacción a vuestro responsable, un cambio de proyecto no se ejecuta de la noche a la mañana, lo normal es que tardes 1-3 meses (hay que buscar una persona nueva, buscarte proyecto, gestionarlo con el cliente, realizar traspaso de conocimiento, etc.).

Si a la segunda conversación sentís que no hay movimiento a vuestro favor, os recomendamos utilizar el comodín del mentor para establecer la mejor forma de cambiar de proyecto.


Os dejamos un caso real omitiendo detalles confidenciales para ayudaros en vuestra petición de cambio de proyecto:

  • Analista: Hola Gerente, quería hablar contigo sobre mi rol en el proyecto.

  • Gerente: Por supuesto Analista, ¿qué necesitas?

  • Analista: Como sabrás, llevo 2 meses en el proyecto ejecutando las validaciones del proceso ABC. Puesto que el proceso era relativamente homogéneo he conseguido crear una macro que automatiza parte del proceso, para automatizarlo completamente creo que necesitamos licencias de robotics, al menos hasta dónde he podido investigar. Al cliente le gustó tanto la idea que me pidió automatizar otras validaciones que tenían y se repetían casi a diario.

  • Gerente: Interesante, ¡buen trabajo!

  • Analista: Estoy tratando de profundizar más en otros procesos pero por temas internos del cliente no consideran oportuno que avance en la automatización. He tratado de ayudarles en otros ámbitos y me han indicado que todavía no quieren abordar más tareas. Como conclusión, estoy un poco parada en cuánto a lo que puedo aportar al proyecto. Sé que podríamos hacer más cosas pero todavía no es el momento. Quería preguntarte, si consideras que podemos profundizar y cómo puedo aportar más valor al proyecto y al cliente, en este punto estoy algo bloqueada.

  • Gerente: cuenta alguna idea brillante que tiene poca aplicabilidad

  • Analista: Mi sensación es Gerente, que en este proyecto no vamos a poder crecer demasiado como empresa y que nos están frenando el progreso, por eso quería preguntarte si, siempre y cuando el proyecto lo permita te puedo ayudar con alguna iniciativa o propuesta que tengas entre manos.

  • Gerente: Te entiendo Analista, y es cierto que a corto plazo no podemos hacer mucho en el proyecto, pero sí que me gustaría que me ayudaras en una presentación que tenemos que hacer para nuestra socia... te mando información y comentamos.


Como podéis ver en este ejemplo, el cambio no es posible a corto plazo, pero has conseguido tu objetivo, que es ganar visibilidad y seguir creciendo profesionalmente (aunque sea con contenido fuera de proyecto).



¡Suerte con vuestros cambios!




Diario del Consultor

¿Te ha gustado el artículo?

Subscríbete a la newsletter semanal y recibe en exclusiva nuevos consejos y lecciones aprendidas para ayudarte a ser un gran consultor.

Te aseguramos que tu email no será compartido con terceros ni tampoco te enviaremos spam.

Una web de Álvaro San Juan

DiariodelConsultor © 2023

Política de Privacidad