Viajar como consultor, ¿qué meter en la maleta?

Actualizado: mar 10

Al empezar en consultoría todos queremos viajar. Envidiamos a nuestros compañeros que tienen un proyecto que les manda a la otra punta del mundo. De hecho, cuánto más lejos mejor.

Pero la realidad es que sólo unos pocos (des)afortunados, tienen la suerte de viajar al principio.

En su momento yo también tenía las mismas ganas locas de tener un proyecto fuera, mi mentor me lo explicó de la siguiente manera:


"Tú ahora como primer o segundo año de analista, aportas poco valor diferencial comparado con el equipo local, así que hasta que no tengas una habilidad "única" será difícil conseguirte un proyecto fuera."


Dicho de otra forma, el trabajo que puedes hacer como recién licenciado lo puede hacer tu equivalente del país de destino, salvo en raras ocasiones.





Viajar tiene muchas cosas positivas, pero también se deben realizar ciertos sacrificios:

  • Estás fuera de tú zona de confort, no estás con familiares, amigos, según la distancia del proyecto a tu ciudad puedes pasarte varios meses sin volver, etc.

  • Sueles tener horarios de trabajo más largos, al final al proyecto y cliente les cuesta extra pagar hoteles, dietas, vuelos, taxis, etc.

  • El madrugón de los lunes y la vuelta el jueves noche (o incluso los viernes) se acaba haciendo duro.

  • Al estar "fuera" pierdes contacto con la oficina, y dejas de estar en el día a día. Esto puede ser peligroso si no haces el esfuerzo de hablar con los gerentes en tu ciudad, ir a la oficina cuándo puedas, escribir correos para ayudarles en iniciativas que tengan entre manos, etc.


A cambio, viajar te ofrece lo siguiente:

  • Enriquecimiento personal y profesional enorme

  • Conocer y viajar por otro país

  • Proyectos con otra filosofía y contenido que no sueles tener en tu ciudad

  • Aprender o mejorar el idioma del país

  • Dietas y puntos de hoteles y aerolíneas que recibes


En cualquier caso, ya seas de las personas que les toca viajar muy al principio en su carrera como consultor, o si te toca viajar más adelante, me gustaría resumiros el proceso de viajar dentro del mundo de la consultoría.


Lo primero que tendrás que gestionar una vez tengas una asignación fuera de tu ciudad será el transporte y alojamiento. Según la consultora, tendrás una agencia de viajes, un grupo de personas que te ayuden o te tocará hacerlo por ti mismo. Pregúntale a tu responsable cuál es el procedimiento puesto que puede ser muy diferente según qué consultora.

Consejo: sacaros la tarjeta de puntos de la aerolínea, del hotel, de la empresa de taxis o trenes, esto hará que vayáis acumulando puntos que os vendrán bien en vuestros viajes privados.


El alojamiento puede tener más complejidad puesto que, depende de la duración del proyecto te podrán asignar un apartamento para abaratar costes del proyecto y hacer que estés más cómodo.


En este punto, y salvo "obligación" por parte del proyecto, considerad lo que os encaje más.

  • La ventaja del hotel, son los puntos, y que te lo dan todo hecho. Lo malo, que nunca terminas de estar "cómo en casa"

  • La ventaja de los apartamentos, tienes mayor comodidad puesto que te puedes cocinar, dejar ropa, aprovechar el fin de semana si estás en una ciudad interesante. Lo malo, que tienes que hacerte tú todo


Finalmente hay dos puntos que me gustaría cubrir, política de "flyback" y qué meter en la maleta.


Según la empresa, la distancia del proyecto con tu ciudad de origen, y la política de viajes, podrás volver todas las semanas "a casa". Si no, algunas consultoras permiten que el vuelo lo utilice otra persona (respetando el importe del vuelo establecido) para que te visiten, y otras permiten que utilices el importe del vuelo para pagarte el hotel y visitar la ciudad el fin de semana.

Esto es algo que cambia mucho entre consultoras y países, así que indagad en la política empresarial y tened claro qué podéis realizar. Siempre, revisadlo con vuestro responsable de proyecto, pero como consejo, la política del proyecto no puede (o no debería) ir en contra de las políticas generales de la empresa.

Por ejemplo, si la política empresarial indica que puedes utilizar el importe del billete de avión para que tu madre o padre te visiten, el proyecto no puede tener una política que vaya en contra de esto, o no puede prohibirte el uso del billete en este sentido.


¿Qué meter en la maleta?

A parte de lo "obvio" ropa de trabajo y ropa al más informal para salir a cenar te dejo un artículo muy completo de los "travel must haves", y otro sobre cómo hacer la maleta.


Por último, os dejo alguna recomendación para que os sea más fácil viajar con la empresa:

  • Tened un neceser específico de viaje. Esto implica tener en casa todo duplicado (cepillo de dientes, colonia de 100ml, peine, desodorante, cuchillas, productos femeninos, etc.). Pero a la hora de hacer la maleta sólo tienes que preocuparte de coger el neceser que sabes está completo.

  • Para chicos, meted una corbata y gemelos en algún bolsillo de la maleta por si se os olvida meter las corbatas habituales.

  • Si lleváis unas semanas yendo al mismo hotel, preguntadles si podéis dejarles ropa adicional, una bolsa de deporte, etc. Cuando sois "cliente habitual" no suele haber problema y con esto os ahorráis pasear ropa por el aeropuerto.

  • Revisad la política de datos y móvil de tu empresa, no quieres tener una sorpresa por haberte pasado de uso en países que no tienen roaming con España.




Diario del Consultor

¿Te ha gustado el artículo?

Subscríbete a la newsletter semanal y recibe en exclusiva nuevos consejos y lecciones aprendidas para ayudarte a ser mejor consultor.

Te aseguramos que tu email no será compartido con terceros ni tampoco te enviaremos spam.

Una web de Álvaro San Juan

DiariodelConsultor © 2023

Política de Privacidad